Sitios buenos para comer en madrid

Sitios buenos para comer en madrid

Los mejores restaurantes de madrid centro

Para los españoles la comida es casi una religión, y Madrid no es diferente. Mundialmente famosa por su cultura de las tapas, esta ciudad se disfruta mejor en pequeños bocados, ya sea en los tentadores mercados de tapas o en uno de los tradicionales tab…Abrir la descripción completa

Para los españoles la comida es casi una religión, y Madrid no es diferente. La ciudad es mundialmente conocida por su cultura del tapeo y se disfruta mejor en pequeños bocados, ya sea en los tentadores mercados de tapas o en una de las tradicionales tabernas.

Es un lugar ideal para probar la auténtica experiencia de las tapas y la comida es excelente. Un bar no turístico, donde el personal es amable y está encantado de ayudarte a elegir. Elige entre los platos clásicos y compártelos con tus amigos o familia.

El edificio de Atocha es precioso visto desde fuera, pero la verdadera maravilla se esconde dentro. Una pequeña selva tropical, con palmeras de tamaño natural que extienden sus hojas hacia el techo que cubre el gigantesco vestíbulo. Un contraste espectacular con todo el hierro y los puestos del mercado que hay debajo. También encontrará un pequeño estanque repleto de cientos de tortugas.

Restaurantes cool madrid

Madrid es un centro cultural con museos de primera categoría y magníficos edificios históricos e iglesias, y alberga una de las gastronomías más interesantes y variadas del país. «La capital de España es un destino que ningún gourmet debería perderse», dice la editora de estilo de vida de Condé Nast Traveler (España) Paula Móvil. «Simplemente lo tiene todo».

Cuando se trata de auténtica comida japonesa y servicio refinado, Kappo es, para muchos, el lugar. Propiedad del chef Mario Payán, conocido por su paso por el Kabuki, con una estrella Michelin, el restaurante está situado a un paso del Museo Sorolla. Reserve un asiento en la barra y vea cómo se preparan todos los platos de la comida estilo omakase, que luego se sirven directamente de las manos de Payán. [$$$]

El propietario, Javier Bonet, tomó una antigua carnicería y la transformó en un restaurante centrado en la carne. Aquí no hay mesas, sino varios mostradores largos donde se toman los pedidos en un iPad y se sirven los platos en bandejas metálicas forradas de papel. Abierto desde 2013, el innovador concepto culinario de Bonet, centrado en el producto, sigue siendo un destino para cenar muy concurrido. [$$]

Los mejores restaurantes económicos de madrid

Madrid está viviendo un gran momento como destino gastronómico. Las posibilidades de saborear una comida excepcional, suculenta y emocionante son prácticamente infinitas. Por eso hemos seleccionado los restaurantes que no debe perderse por nada del mundo si está de paso. En esta lista encontrará tanto una creatividad culinaria deslumbrante como productos locales de primera calidad, platos de tierras lejanas y comidas que son verdadera y profundamente madrileñas. Las técnicas de vanguardia y los ingredientes de alta calidad son un hecho. Y tanto si va a ir a por todas como si va a hacer de la capital española algo barato, siempre hay una buena carta de vinos para varios brindis.

Las mejores tapas de madrid

Madrid se ha convertido en una ciudad gourmet, pero los mejores bares de tapas clásicos siguen estando llenos hasta la bandera a la hora de cenar. Comience su visita a la capital española hincando el diente al cochinillo asado en el «restaurante más antiguo del mundo», Botín, o comparta un plato de gambas al ajillo en Cabreira. Después, apueste por lo moderno en la Bodega de los Secretos, o en uno de los muchos locales con estrellas Michelin, como Punto MX, el primer restaurante mexicano de Europa en recibir una estrella.

Según el Libro Guinness de los Récords, Botín es oficialmente el restaurante más antiguo del mundo. Abrió sus puertas en 1725 y es famoso por su cochinillo y su cordero asados, que se cocinan al sarmiento en el enorme horno que tiene desde su apertura. También son buenas las almejas y los chipirones en su salsa de tinta.  Los comedores se extienden por el edificio, desde la bodega abovedada hasta los bonitos espacios con azulejos de las plantas superiores. No es de extrañar que Botín sea muy popular entre los visitantes, pero comer aquí es una experiencia madrileña por excelencia, así que no deje que eso le desanime.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad