Receta salsa para albondigas

Receta salsa para albondigas

receta fácil de albóndigas

¿Lo que diferencia a esta receta de albóndigas de otras? Empapar el pan de molde con cebolla rallada. El pan se hincha al cocinarse, lo que hace que estas albóndigas sean extra suaves y jugosas. Además, añade un sabor extra sin necesidad de freír la cebolla por separado.

«¡Su receta de albóndigas es la misma que la de mi Nonna italiana! Me encanta la idea de remojar el pan en el jugo de la cebolla en lugar de la leche….. Las haré así a partir de ahora (¡no se lo diré a la Nonna!)» – Dan, 20 julio, 2018

1. Pan empapado = meatalls blandos. El pan empapado en algún tipo de líquido se hincha cuando se cocina, creando pequeñas bolsas de aire que hacen que las albóndigas sean extra suaves. Funciona mucho mejor que el pan rallado ordinario, que en realidad tiene la tendencia a hacer albóndigas pequeñas y duras (aunque el pan rallado panko está bien), y los italianos han estado haciendo esto durante años.

A menudo he deseado que alguien invente un dispositivo compacto para hacer albóndigas. Tengo visiones de un artilugio tipo bomba de bicicleta en el que se introduce la carne en un extremo y salen albóndigas perfectamente formadas por el otro.

receta de albóndigas suecas

¿Lo que diferencia a esta receta de albóndigas de otras? Empapar el pan de molde con cebolla rallada. El pan se hincha al cocinarse, lo que hace que estas albóndigas sean extra suaves y jugosas. Además, añade un sabor extra sin necesidad de freír la cebolla por separado.

«¡Su receta de albóndigas es la misma que la de mi Nonna italiana! Me encanta la idea de remojar el pan en el jugo de la cebolla en lugar de la leche….. Las haré así a partir de ahora (¡no se lo diré a la Nonna!)» – Dan, 20 julio, 2018

1. Pan empapado = meatalls blandos. El pan empapado en algún tipo de líquido se hincha cuando se cocina, creando pequeñas bolsas de aire que hacen que las albóndigas sean extra suaves. Funciona mucho mejor que el pan rallado ordinario, que en realidad tiene la tendencia a hacer albóndigas pequeñas y duras (aunque el pan rallado panko está bien), y los italianos han estado haciendo esto durante años.

A menudo he deseado que alguien invente un dispositivo compacto para hacer albóndigas. Tengo visiones de un artilugio tipo bomba de bicicleta en el que se introduce la carne en un extremo y salen albóndigas perfectamente formadas por el otro.

receta de albóndigas italianas

Estas albóndigas en salsa de tomate son la cena perfecta, rápida y fácil. Jugosas y tiernas albóndigas caseras cocinadas en una sencilla salsa de tomate al estilo italiano. ¡Son fáciles de hacer y sólo utilizan ingredientes de Aldi!

Estas albóndigas son muy fáciles y rápidas de hacer entre semana, pero también son lo suficientemente especiales y acogedoras para una cena informal de domingo. Las albóndigas secas son cosa del pasado con unos sencillos consejos y una magnífica receta. La cocción de las albóndigas en la salsa hace que se mantengan húmedas y tiernas y les da mucho sabor.

Para estas albóndigas, utilizamos una mezcla de carne de vacuno y de cerdo. El cerdo aporta mucho sabor a la mezcla y algo de grasa. La grasa es fundamental para mantener la humedad de las albóndigas y para que tengan un sabor intenso. El huevo y un poco de leche ayudan a unirlo todo.

Es más que probable que te sobren albóndigas. Esta receta rinde 20, y llenan mucho. Para congelarlas, basta con dejarlas enfriar completamente en la salsa una vez que estén cocidas. Reparte las albóndigas de manera uniforme entre los recipientes y pon la salsa por encima. Las albóndigas y la salsa de tomate se pueden guardar en la nevera hasta 4 días y en el congelador hasta 3 meses.

salsa de tomate y ajo para las albóndigas

Estas albóndigas en salsa de tomate son la cena perfecta, rápida y fácil. Jugosas y tiernas albóndigas caseras cocinadas en una sencilla salsa de tomate al estilo italiano. ¡Son fáciles de hacer y sólo utilizan ingredientes de Aldi!

Estas albóndigas son muy fáciles y rápidas de hacer entre semana, pero también son lo suficientemente especiales y acogedoras para una cena informal de domingo. Las albóndigas secas son cosa del pasado con unos sencillos consejos y una magnífica receta. La cocción de las albóndigas en la salsa hace que se mantengan húmedas y tiernas y les da mucho sabor.

Para estas albóndigas, utilizamos una mezcla de carne de vacuno y de cerdo. El cerdo aporta mucho sabor a la mezcla y algo de grasa. La grasa es fundamental para mantener la humedad de las albóndigas y para que tengan un sabor intenso. El huevo y un poco de leche ayudan a unirlo todo.

Es más que probable que te sobren albóndigas. Esta receta rinde 20, y llenan mucho. Para congelarlas, basta con dejarlas enfriar completamente en la salsa una vez que estén cocidas. Reparte las albóndigas de manera uniforme entre los recipientes y pon la salsa por encima. Las albóndigas y la salsa de tomate se pueden guardar en la nevera hasta 4 días y en el congelador hasta 3 meses.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad