Remedios caseros para bajar la fiebre en niños

Remedios caseros para bajar la fiebre en niños

cómo reducir la fiebre en casa

El cuerpo tiene varias formas de mantener la temperatura corporal normal. Los órganos que participan en la regulación de la temperatura son el cerebro, la piel, los músculos y los vasos sanguíneos. El cuerpo responde a los cambios de temperatura de la siguiente manera:

Cuando su hijo tiene fiebre, el cuerpo funciona de la misma manera para controlar la temperatura. Pero ha reajustado temporalmente su termostato a una temperatura más alta. La temperatura aumenta por varias razones:

La fiebre no es una enfermedad. Es un síntoma, o señal, de que el cuerpo está luchando contra una enfermedad o infección.  La fiebre estimula las defensas del cuerpo, enviando glóbulos blancos y otras células «luchadoras» para combatir y destruir la causa de la infección.

Los síntomas de la fiebre pueden parecerse a los de otras enfermedades. Según la Academia Americana de Pediatría, si su hijo tiene menos de 3 meses de edad y tiene una temperatura de 38 °C o más, debe llamar inmediatamente a su pediatra. Si no está seguro, consulte siempre al profesional sanitario de su hijo para obtener un diagnóstico.

cómo bajar la fiebre del niño de forma natural en invierno

Nada puede hacer que un padre entre en pánico más que la idea de que su hijo tenga fiebre o gripe estacional. Los niños pequeños son propensos a enfermar porque su sistema inmunológico no es lo suficientemente fuerte como para combatir el aire tóxico y las alergias estacionales. Esta pandemia ha hecho que seamos más conscientes de la salud de los niños y de los beneficios que supone para ellos mantenerse sanos. Aunque ver el malestar de su hijo con fiebre o resfriado puede ser difícil, es importante que los padres recuerden que la fiebre en los niños no es necesariamente algo malo. Una temperatura inferior a 38 grados significa que el sistema inmunitario de su hijo está trabajando duro para combatir una infección. En lugar de llevar a tu hijo al médico, puedes utilizar algunos remedios caseros naturales para reducir la fiebre de tu hijo y evitar que suba la temperatura. Sigue leyendo para saber cómo bajar la fiebre a un niño de forma natural y curar la fiebre de tu hijo con remedios caseros naturales indios.

El verdadero peligro de que a un niño le suba la temperatura no es la fiebre en sí misma, sino la deshidratación, un efecto secundario habitual. La fiebre de tu hijo puede hacerle sudar en exceso y perder importantes minerales. Por eso hay que asegurarse de que el niño beba suficiente líquido a lo largo del día para compensar los electrolitos que pierde. Un plato de sopa caliente es uno de los mejores remedios caseros para reducir la fiebre en los niños de forma natural. La sopa no sólo está llena de vitaminas y minerales esenciales, sino que es más fácil de digerir para tu hijo. Intenta evitar las sopas instantáneas, ya que las caseras son siempre la opción más saludable. Hay muchas recetas de sopas fáciles y saludables que puedes preparar en un abrir y cerrar de ojos.

hierbas medicinales para la fiebre

Artículo BodyLas fiebres generalmente no necesitan ser tratadas con medicamentos a menos que su hijo se sienta incómodo o tenga un historial de convulsiones febriles. La fiebre puede ser importante para ayudar a su hijo a combatir la infección.

Incluso las temperaturas más altas no son en sí mismas peligrosas o significativas, a menos que su hijo tenga antecedentes de convulsiones o una enfermedad crónica. Incluso si su hijo tiene antecedentes de convulsiones relacionadas con la fiebre y usted trata la fiebre con medicación, puede seguir teniendo este tipo de convulsiones. Es más importante vigilar el comportamiento de su hijo.

En la mayoría de los casos, el uso de paracetamol o ibuprofeno por vía oral es la forma más conveniente de hacer que su hijo con fiebre esté más cómodo. Sin embargo, a veces puede ser conveniente combinarlo con un esponjamiento tibio, o simplemente utilizar el esponjamiento solo.

Para pasar la esponja a su hijo, colóquelo en su baño habitual (bañera o bañera para bebés), pero ponga sólo de 1 a 2 pulgadas de agua tibia (85-90 grados Fahrenheit, o 29,4-32,2 grados Celsius) en la cuenca. Si no tienes un termómetro de baño, prueba el agua con el dorso de la mano o la muñeca. Debe estar ligeramente caliente. No utilices agua fría, ya que le resultará incómoda y puede provocarle escalofríos, lo que puede aumentar su temperatura. Si tu hijo empieza a temblar, el agua está demasiado fría. Los escalofríos pueden empeorar la fiebre; saca a tu hijo del baño si tiembla.

remedios caseros para la fiebre en bebés de 1 año

Para tomar una decisión informada, es importante entender por qué los niños tienen fiebre. La fiebre es un mecanismo de autodefensa que utiliza el cuerpo humano para combatir las infecciones. A altas temperaturas, el cuerpo produce glóbulos blancos que sirven de defensa contra una infección y frenan el crecimiento de virus o bacterias. Curiosamente, bajar la fiebre puede dificultar el mecanismo natural del cuerpo para combatir la infección.

La mayoría de los padres se preocupan por la fiebre y hacen todo lo posible por bajarla. Sin embargo, la medida de la temperatura no es el mejor indicador de si la fiebre es o no motivo de preocupación. Como padre, debe observar cómo se encuentra su hijo. Si su hijo tiene poca fiebre y está activo, es posible que no tenga que intervenir en absoluto. Sin embargo, es importante vigilar la ingesta de alimentos y líquidos, así como el patrón de micción de un niño con fiebre. Si son normales, no hay que alarmarse ni acudir al pediatra. Basta con observar al niño en busca de signos de mejora o cambio. Sin embargo, si el niño está incómodo y la fiebre supera los 40 grados o persiste durante dos días consecutivos, es hora de acudir al médico.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad