Dinamicas de resolucion de conflictos para niños

Dinamicas de resolucion de conflictos para niños

Habilidades de resolución de conflictos para jóvenes pdf

El conflicto es una parte integral de las relaciones humanas. Según la definición de The University English Dictionary, conflicto denota una lucha, un choque de opiniones o declaraciones, un encuentro en oposición o antagonismo. La postura adoptada en el presente estudio es que un conflicto consiste en una oposición entre dos individuos «cuando una persona hace algo a lo que una segunda persona se opone» (Hay, 1984, p.2). Esta perspectiva particular es coherente con la adoptada por Kagan, Knight y Martínez-Romero (1982) en su estudio de los estilos de resolución de conflictos de los niños.

Paradójicamente, aunque el conflicto puede ser un aspecto importante de las relaciones humanas, el conflicto evidenciado en las relaciones de los niños ha recibido poca atención. La investigación ha identificado posibles diferencias de sexo en los conflictos de los niños, ya que los niños participan en más conflictos directos que las niñas (Miller, Danaher y Forbes, 1986; Shantz, 1986). Los niños parecen utilizar estrategias de resolución de conflictos diferentes (en concreto, más amenazas y fuerza física frente a la negociación) que las niñas (Miller et al, 1981). También existen pruebas de que hay cambios en el desarrollo de las estrategias de resolución de conflictos de los niños, de modo que de los 5 a los 9 años se recurre cada vez más a un estilo de resolución de conflictos basado en la reconciliación (Aboud, 1981).

Actividades de resolución de conflictos para adolescentes

Conozca (y contribuya) a la Iniciativa de Conflictos Constructivos y su Blog asociado: nuestro esfuerzo por reunir lo que sabemos colectivamente sobre cómo superar nuestra política hiperpolarizada y empezar a resolver los problemas de la sociedad.

Para tener éxito, la resolución de conflictos requiere algo más que la aplicación mecánica de procedimientos y técnicas. Lo que se necesita es una forma de pensar en el conflicto, un conjunto de habilidades intelectuales e interpersonales y un enfoque claro. En este libro, Mayer ofrece formas de pensar en el conflicto que son relevantes y útiles para los profesionales de la resolución de conflictos que buscan facilitar la resolución de problemas en colaboración.

Los conflictos pueden considerarse en tres dimensiones: percepción, sentimiento y acción. El conflicto implica la percepción de que los intereses, necesidades o valores de una persona son incompatibles con los de otra. El conflicto también implica sentimientos, como la ira, el miedo o la tristeza. Los conflictos se manifiestan a través de las acciones de las partes, desde el discurso hasta la violencia. Cada una de estas dimensiones puede variar independientemente de la otra, aunque suelen afectarse mutuamente.

Resolución de conflictos del personal de atención a la infancia

La mediación es un proceso estructurado e interactivo en el que un tercero imparcial ayuda a las partes en conflicto a resolverlo mediante el uso de técnicas especializadas de comunicación y negociación. Se anima a todos los participantes en la mediación a participar activamente en el proceso. La mediación es un proceso «centrado en las partes», ya que se centra principalmente en las necesidades, los derechos y los intereses de las partes. El mediador utiliza una amplia variedad de técnicas para guiar el proceso en una dirección constructiva y para ayudar a las partes a encontrar su solución óptima. El mediador es un facilitador en el sentido de que gestiona la interacción entre las partes y facilita la comunicación abierta. La mediación también es evaluativa en el sentido de que el mediador analiza los problemas y las normas pertinentes («prueba de la realidad»), al tiempo que se abstiene de dar consejos prescriptivos a las partes (por ejemplo, «Deberías hacer…»).

El término mediación se refiere en general a cualquier instancia en la que un tercero ayuda a otros a llegar a un acuerdo. Más concretamente, la mediación tiene una estructura, un calendario y una dinámica de la que carece la negociación «ordinaria». El proceso es privado y confidencial, posiblemente impuesto por la ley. La participación suele ser voluntaria. El mediador actúa como un tercero neutral y facilita el proceso en lugar de dirigirlo. La mediación se está convirtiendo en una solución más pacífica y aceptada internacionalmente para poner fin al conflicto. La mediación puede utilizarse para resolver conflictos de cualquier magnitud.

La última avellana

Los programas de educación para la resolución de conflictos se centran en el desarrollo de habilidades y destrezas fundamentales para que una persona pueda afrontar los conflictos de forma constructiva. En la mayoría de los casos, estos programas se llevan a cabo en las escuelas, pero también pueden utilizarse en programas extraescolares, centros comunitarios, grupos religiosos, etc.

¿Qué aprenden los niños en la educación para la resolución de conflictos? Estos programas permiten a los niños comprender la naturaleza del conflicto: qué es y cómo se desarrolla, así como qué se puede hacer para gestionarlo. Los niños aprenden a apreciar que el conflicto existe siempre que hay un desacuerdo sobre los objetivos y/o los métodos para lograr esos objetivos; y como resultado, el conflicto es natural, necesario e importante. Los niños aprenden a comprender la dinámica de poder e influencia que opera en todas las situaciones de conflicto. Además, toman conciencia del papel que desempeña la cultura en la forma en que vemos y respondemos al conflicto.

La conciencia de la naturaleza del conflicto ayuda a los niños a apreciar la variedad de formas en que las personas pueden gestionar o responder al conflicto, otro componente común del programa. Al aprender una serie de estilos de conflicto (como competir, colaborar, acomodarse, evitar y comprometerse), los niños pueden considerar las ventajas y desventajas de cada uno. Como saben los gestores de conflictos eficaces, ningún enfoque de gestión de conflictos funciona siempre; la clave es saber qué enfoque es el mejor para la situación en cuestión. Sin embargo, la educación para la resolución de conflictos hace hincapié en que una respuesta violenta al conflicto casi nunca es una respuesta adecuada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad